Archivo de la categoría: comer por comer

Jariguay

Uso mucho esa palabra para denominar a los platos que yo misma hago. No soy cocinillas pero los Jariguays se me dan muy bien. ¡¡¿Qué no sabéis que es un Jariguay?!! No problem que aquí estoy yo para describirlo. Un Jariguay es una mezcla de alimentos ya cocinados (toma que bien me ha salido). Se podría sustituir por la palabra “revoltijo” aunque mi amatxu lo denomina  “bodrio”. – ¡¡¡Marta, ya estas preparándote esos bodrios!!! – La palabra bodrio también me gusta pero no para denominar a mis pequeñines. Es más (cara de sospecha) creo que mi amatxu lo dice muy despectivamente. Volviendo al tema en cuestión, un Jariguay se puede hacer de mil maneras, es lo fácil, que no tienen receta, ni medidas ni nada. Por ejemplo para desayunar, ¿qué mejor que un cola cao con galletas deshechas? si echas barquitos de galletas a la leche, los dejas un par de minutos y los revuelves “volià” un Jariguay en toda la regla. Para cenar, pues decantémonos por una crema de calabaza (Mikel pruébala por favor) con taquitos de queso y un huevo duro machacado, mmmmm sabroso, económico y fácil.  En el cine; un Jariguay de pingos por favor, todo bien mezclado en un cartón de esos grandotes, donde metes la mano y ¡ta chán! ¿qué saldrá?

Hay miles de Jariguays;  yogur con cornflex;  patata cocida con maíz, queso filadelfía y leche….. no sé cualquier cosa mezclada con otra puede llegar a se un Jariguay, eso sí sólo debe de cumplir una sola norma; que su aspecto no tenga buena pinta, si tiene buena pinta ni es Jariguay ni es nada.

3 comentarios

Archivado bajo comer por comer

Cenas internacionales

Mientras media humanidad esta a dieta para fardar de cuerpazo en las piscinas, nosotras nos dedicamos a experimentar en los fogones platos de otras nacionalidades.  Con este tiempo frío y gris la “depre” acecha a la vuelta de la esquina, por eso una servidora esta siempre abierta a hacer planes entre semana; un cine, una caña, una cena….. así se sobrelleva mejor la crudita realidad.

En fin que filosofeo mucho y eso no es para nada lo mío. Os comento, el primer día nos decantamos por un menú japonés, shushi maki y otra cosa de nombre raruno (anuski échame una mano) con salsa de soja y wasabi. A mi personalmente me gusto mucho, estaba muy bueno. Hay que decir que aparte del menú especial siempre hay encima del mantel, croquetas, tortillas y demás cositas por si no nos termina de convencer la innovación. En general la primera cena no causo buenas impresiones…. y eso que nuestra experta en la cocina Anuski y su leal pintxe Bea se esforzaron al máximo mientras los demás bebíamos vino para entonar el ambiente.

¿Y qué cenamos esta semana? pues recurrimos a Marruecos, fácil, bueno y rápido. Cous-cous y pollo al curry con calabacín, pimiento verde y zanahoria fueron la elección. Para acompañar unas croquetas de hongos y de postre empanadillas de manzana. Vale, no es muy del todo marroquí pero bueno…. La calificación un 10 para todo. Esta vez si que salimos todos encantados. Y hay que ver a Anuski y a Bea en la cocina jejejeje, parece que están haciendo un programa de televisión porque van comentando paso por paso lo que van ejecutando…

La semana que viene nos esperan nuevas experiencias, ¿italiana? ¿alemana? ¿griega? ¿estadounidense? ¿tailandesa? hay mil cosas para hacer….

¡¡BON APPÉTIT!!

4 comentarios

Archivado bajo comer por comer

Tortitas

El otro día probé por primera vez en mi vida las tortas de la tía Mariné. Para que la gente se situé esta mujer es la hermana de mi abuela Felisa, para nosotros siempre la Tía Mariné.

Mariné es una tía-abuela, la verdad es que la apreciamos mucho porque hemos pasado muchos veranos en su piscina. Con la pérdida de mi abuela nos hemos juntado mucho más; al fin del cabo ella se siente sola y nosotros también así que subimos mínimo una vez a la semana a hacerle una visita.

En una de las últimas Mariné me dijo que un día le había hecho sus famosas tortitas a Kar y que le avisaríamos para que el día que subamos nos haría tan especial guiso (como ella lo llama)

Bueno pues el otro día fue el día más esperado para Mariné porque subimos a probar sus tortitas.

¿Qué os imagináis cuándo leéis tortitas? Yo me imaginaba unas tortas finas tipo creppe.

Cuando saco la primera tortita era algo descomunal, era muy grande y muy gorda, estaba crujiente y caliente “Ala, ala ¡qué se enfría!” y los tres loinos (Anuski, Kar y yo) venga comer.

– mmmmmm……. ¡qué buenas están!

Son unas tortitas con sabor a churros. Mariné siempre dice que en teniendo harina, agua y aceite ya puede venir la guerra. ¡Y ya lo creo que puede venir! Esas tortitas son hipercalóricas, sí que llevan harina y aceite pero se le olvido decirnos que la medida exacta era kilo de harina por litro de aceite.

La segunda tortita se nos hizo un poco pesada porque ya estábamos llenos. Anuski repetía sin parar “yo ya no puedo más” Y yo la miraba desafiante con ojos de “come, come más”

¿Cómo íbamos a dejar nada en el plato cuando la Mariné estaba gozando el kilo viéndonos comer sus tortitas?

La tercera tortita fue una tragedia, Anuski y Kar hacían como que comían para no disgustar a Mariné, pero yo realmente le quite 3 pizcos a la tortita y tire la toalla.

Malas es poco, la tripita se nos había hinchado y nos dolía muchísimo.

Las tortitas de la tía Mariné son mucho alimento, eso esta comprobado, pero también son un poco mazacote y claro si te las comes calenticas pues te caen al estómago como si te habrías comido la masa de pizza recién sacada del horno y a medio cocer.

Después de toda la hazaña, le propusimos a Mariné que para el medieval nos tiene que dar la receta y ya montaremos nosotras un puestillo de las famosas tortitas. A ella la sentaremos en una silla como si sería “La Mamma” para que la gente le de la enhorabuena por su fabuloso guiso.

Y es que las tortitas de la tía Mariné son eso exactamente un guiso en toda la regla. Ella lo denomina así y lleva toda la razón.

Nos confesó que cuando hace tortitas nunca deja entrar en la cocina a nadie porque es un guiso un poco totañero y es mejor que nadie sepa como las hace.

 El secreto de la receta se irá con ella, pero el recuerdo de la primera vez que probamos sus tortitas no se nos olvidará nunca.

Como diría Marc Anthony “valió la pena” sólo por lo contenta que estaba la Mariné y lo que nos reímos nosotros en casa. Una tarde inolvidable y su digestión también..

 Ni que decir tiene que mientras Mariné nos hacía las 3 tortitas ella se hecho pal cuerpo unas cuantas. Anuski dijo que era increíble cómo Mariné había sido capaz de subir las escaleras con un par de tortitas en su cuerpo, porque te dejan paralizada. Y ya en casa también añadió que prefiere que un trol le pise la cabeza antes de volver a comer tortita y media de la tía Mariné. Hay una explicación y es que es un guiso completísimo y debéis de recordar que con dos pizcos de una torta sobra. Son deliciosas pero un poco pesadas.

3 comentarios

Archivado bajo comer por comer, tortitas

Comer por comer: untadas y pellejo

Ya tengo ganas de encender en casa la cocina de leña. Nada más pensar en las untadas que hacemos día sí y día también y en el pellejo de cocho mmmmmmmmmm se me cae la baba.

Esa temporada procuramos comprar más pan para que sobre y hacer al día siguiente untada. Coges la barra de pan duro, la partes en dos, (como si irías ha meter jamón para hacerte un bocata) la metes a la cocina de leña para que se ponga un poco tostada, al sacarla untas bien de ajo y le echas un chorrillo de aceite y otra vez a la cocina de leña. Esperas un ratito y ta chán, “untada de ajo”. La puedes comer como aperitivo, en sustitución del pan o como postre. En nuestra casa nos encanta y tengo recuerdo de comerla desde que era una enana.

Otro manjar de los buenos buenos es el bocata de pellejo. El primer paso es conseguir pellejo, que solucionamos rápidamente gracias al Fulgen (apatxito de yogui) que es carnicero y nos da todo el pellejo de cocho que queremos. Lo metemos a la cocina de leña en una bandejilla de las de hace mil años, (la que usaba mi abuelito Silvio para hacer la misma labor). Una vez calentico el pellejo, lo metes entre pan y pan y ¡a hincarle el diente! El pan se queda bladito, blandito….

Cualquier día preparamos en el txoko merendola de untadas y bocata de pellejo, Además ahora que lo pienso en la chapa de estufa del txoko también se podrá ¿no? Luego ya nos sacaremos unas guindillas y una cebolla pa comerla con sal y así “paicernos a nueschos apatxus” jejejeje

 Una cosa que no viene a cuento. Me gusta más la palabra “bocata” que “bocadillo” Suena mejor ¿no?

7 comentarios

Archivado bajo comer por comer, recuerdos

Comer por comer: Grandes chefs

chefs

La sopa, la tortilla de patata, las croquetas de mi amatxu no son como las que hacen otras mamás. Las mías son mucho mas buenas, jejejeje. No me entendáis mal eh? Lo que quiero decir es que en cada casa se hacen de una manera y pruebas las croquetas que te pone la madre de “Juanita” en fiestas y no son ni por asomo sombra de las que hace tu amatxu. El ingrediente de las amatxus es “el cariño” y por eso la tortilla de mi casa no es la misma que la tortilla de casa “Menganita” y eso que las dos sabemos que llevan los mismos ingredientes y el mismo proceso…… Para mí nuestra amatxu será siempre una gran chef, una trabajadora de fábrica frustrada porque su profesión debería ser cocinera ó en su defecto farmacéutica.

Amatxu hace postres buenísimos, tartas de manzana, bollos de yogur con nueces, chocolate, flanes de café, tejas con mucha almendra, galletas de nata…. pero también es una experta en cocina tradicional, las alubias, la sopa de cocido, ah! y la de pescado mmmmmmm, sus croquetas, y su salsa para las albóndigas……. y asi una infinidad de cosas.

Al escribir sobre este tema no puedo evitar pensar que hay cosas que ya nunca más volveré a comer porque la cocinera que las hacía ya no está. Y es que la abu también tenía su propio estilo, ¿os acordáis de su sopita del niño? ¿Y de su granuladito? Y todo aquel que probó alguna vez su chocolate de puchero recordará sus muchísimos grumos y su sabor a chumaski.  ¿Cómo se dice Anuski el último sabor que te dejan las cosas? ¿Regusto? Bueno, el secreto de la abuela esta clarísimo; eran esos pucheros tan “in” que tenía, los de toda la vida, cosqueados y con un estampado de flores. En este momento sería “lo más” en menaje de hogar. Las abuelas también cocinan todas de una manera peculiar, todo el cacillos pequeños y todo bien bien refrito con mucho aceite y a poder ser con una yemilla de huevo porque es más alimento.

En conclusión esta entrada es sólo una manera de homenajear a las 2 chefs de mi vida, mi amatxu y mi abuela y espero que la saga continúe con Anuski porque la que os habla no tiene ni idea de cocinar un huevo y que quede claro que yo dispuesta soy un rato pero si me pongo lo hago todo mal y lo pringo todo, así que amatxu no deja que asome en morrillo por la cocina ni por casualidad jejeje.

5 comentarios

Archivado bajo comer por comer

Comer por comer: las legumbres

garbanzosarroz

Soy muy muy rara para comer, hay alimentos que son mis enemigos de por vida. Aunque hoy hablaré de mis grandes amigas las legumbres que aunque me dan una pereza tremenda luego siempre me saben a “teta” Y es que me encantan las alubias con bien de tocinate, o las lentejas con una ruedilla de chorizo pero sobre todo los garbanzos con arroz. No sé muy bien porque mi amatxu les echa arroz, no penséis que es tipo paella eh? Mi madre los hace bien cocidos con un puñito de arroz, perejil y chorizo y están mmmmmmmm ¡de muerte!

 Las legumbres en cualquier casa pasan desapercibidas, son tímidas, y poco modernas pero son económicas y alimentan muchísimo. Las legumbres son nuestras amigas y aunque algo anticuadas son bien ricas.

¿cómo me pagaran éstas la propaganda que les estoy dando?

Una cosa que añadir; un día me empeñé en que amatxu haría cremita de garbanzos y jijijijijiji salió un poquito mal, ya me advirtió mamá que no iba a salir…. fallo no quitarle el pellejillo a cada garbanzo….(creo) así que si estáis pensando en hacer no os lo recominedo.

Deja un comentario

Archivado bajo comer por comer

Comer por comer: ¿dulce o salado?

Si nos referimos a la personalidad de dulces Anuski, Yogui y yo no tenemos nada, sin embargo saladas si que somos ¿no? Por lo menos eso nos dice la gente mayor del barrio “Alaaaa saladaaaas, ¿ande vais con ese garbo?”

Si nos referimos a lo que nos gusta comer, ahí tengo mis dudas:

–         ¿donuts o pan con chorizo?

–         ¿gominolas o frutos secos?

–         ¿chocolate o jamón?

Pensemos en una mesa llena de: bollicaos, donuts, napolitanas, bollos de leche rellenos de nata, brazo de gitano, bizcochos, chocolate caliente, churros, pastas de té, hojaldres, palmeras de chocolate, turrón…..

dulcedulce.dulce..

 

 

 

 

 

Ahora en una mesa llena de: patatas fritas (de bolsa) jamón serrano, lomo, chorizo, queso, salchichón, galletillas saladas, sadnwich de queso para untar, frutos secos…..

saladosalado.

salado..

 

 

 

 

 ¿Con que os quedáis?

 Yo claramente me quedo con la mesa……………………………………………….

2 comentarios

Archivado bajo comer por comer