Archivo de la etiqueta: coleta

Lucky San Royo

 

Lucky San Royo llegó a mi casa un enero de hace….. ¿3 años? ¡¡ay mi amatxu que no me acuerdo!! jejeje. Bueno la cuestión es que esas navidades escribí una carta a los Reyes Magos y les dí a elegir entre un bebé negrito ó un perrín…. ¡¡Y fue el perrín!! Nos lo dieron mis primillos los gemelos (más guapos y mas majos ellos) era tan chiquitín que lo transportábamos en un bolso que Anuski había echo en el año 3. Era mucho mucho gracioso, nos explicaron que el nombre tenía historia y es que Lucky fue asignado porque fue el único que sobrevivió de la camada ya que su amatxu era primeriza y los de San Royo porque se los había dado un chico que se apellida Sainz Royo.

Los primeros días Lucky no hacía nada, solo mimir arrebozado en una manga que cortamos de una chaqueta. Cuando comenzó a remociar Lucky cayó preso de las lombrices y como consecuencia de ello arrastraba su culillo por la calle, parecía “loino” pero a nosotras nos daba igual, además fijo que si nos habríamos empeñado le hubieran puesto un poquitín de paga pero bueno….. Cuando las lombrices desistieron Lucky ya era todo un “chicote” jugaba, corría y enseñaba su “coleta” a todas las horas. Es mas el primer día que se la vi pensé que era alguna herida porque era muy joven para estar ¡¡¡con la coleta fuera!!! pero no, resulto que si que era su coleta. Le encantaba echar a correr y abrazarse a cualquier pierna para mear y sacar si “bichito” a pasear ¡¡era taaaan espontáneo!! (léase con tono de nostalgia)

Pasaron los años y Lucky si iba haciendo mas grande (que no gordo) como se empeña la gente… Lucky es de constitución fuerte solo eso, además esta que diría mi amatxu “sanote”. Lo llevamos todas las noches de paseo y lo soltamos en el campo para que corra, pero a Lucky no sé si le gusta mucho correr…. mmmmm creo que lo que mas le gusta del mundo es mear, de camino a Legarda meará igual 25 ó 30 veces, mi tía le llama “mea potitos”. También disfruta mucho dejándonos en ridículo, justo cuando gritas “¡¡¡Luckyyyy veeeeen!!!” él se pone a saltar a lo loco y a correr en círculos….. y tú insistes “¡¡¡Lucktyyy veeeen!!!” “¡¡¡¡¡LUCKYYYYY!!!!!” Y nada, nunca hay contestación. Hasta que se te ocurre gritarle tan pancha “¡¡Lucky vooooooy!!” y eres tú la que vas donde él. Quitando ese pequeño desencuentro Lucky es un perro 10.

Ayer volvió a casa después de unas pequeñas vacaciones en las Eras y un finde en “Las cuadras de mi tíos” pero me negué en rotundo a que nuestro pobre Lucky conviviera con semejantes perrazos que no le iban a dejar ni comer…. así que le puse cara de corderillo a mi apatxo y lo saco de ese reformatorio y ahora ¡¡¡esta en casa!!!. Así que estoy muy feliz y muy contenta, ya tenemos a Luckyto de vuelta.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo perro