Archivo de la etiqueta: llorar

¿Por qué lloras?

Hay infinidad de respuestas a esta simple pregunta. Se puede llorar de rabia, de alegría, de risa, de pena, de dolor, de emoción….. pero hay veces que lloramos sin saber el por qué. Mi hermana Anuski  hay veces que dice: “¡es que hacía tanto que no lloraba que me ha apetecido sin más! Y es que hay veces que lloramos sin querer y otras que queremos llorar y no nos sale….. somos complicados.

Hace mucho tiempo, cuando Anuski y yo teníamos 7 años, murió mi abuelo Silvio “el abuelito”. Ese día nos subieron a casa de mi abuela Felisa ha dormir. Anuski se había quedado muchas veces a dormir con los tíos y estaba acostumbrada a esa casa pero yo no. Así que cuando nos metió mi abuela a la cama y se fue al salón, comencé a llorar sin consuelo. ¡¡¿Pero, por qué lloras?!! Me preguntó Anuski preocupada, y yo le conteste muy seria: No lloro, solo se me escapan las lágrimas. Y aunque era mentira, podría haber sido verdad perfectamente. (Lloraba de miedo)

Pero bueno, ¿algo bueno tendrá llorar no? mmmmmm…………. ¿Y lo descansado qué te quedas cuándo terminas de llorar qué?  Cuando Alejandro Sanz cantaba eso de “después de la tormenta siempre llega la calma……” tenía toda la razón del mundo, y eso que no soy muy fan de este chico pero reconozco que (aunque suene cursi) corazón partido dice muchas verdades.

Supongo que esta entrada viene porque ayer antes de dormir Anuski y yo nos hinchamos a llorar en la cama jejeje (cuando lloras tumbada parece que lloras el doble porque las lágrimas se direccionan todas hacía el mismo lado y acaban empapando la almohada en cero coma dos)

¿Por qué llorábamos? Porque nos apetecía, bueno y porque estamos pre-menstruales que eso también se nota.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo llorar

Todavía me acuerdo de ti

abuela

Hoy hace 6 meses que nuestra abuela se fue. Sigo acordándome de ella cada dos por tres, sobre todo cuando me meto en la cama o cuando hago un viaje con Ana. El coche ha sido mas de una vez nuestra vía de escape. No olvidaré la vuelta de Pamplona un sábado por la mañana después de salir por ahí con Kar. Ese día saque yo el tema, casi siempre lo hago, y sacamos a relucir todas las frases de nuestra abuela, sus terminaciones, la forma de despedirse cuando nos íbamos de su casa (adiós, adiós), las historias que nos contaba……  El día que me dijeron que había aprobado el master llegue a casa muy contenta, pero me eche a llorar porque sí había aprobado el puto master pero mi abuela no estaba ahí para verlo. Y ¡ala! hice llorar a todos los de casa, en un principio me sentí fatal por darles a todos semejante desazón, pero luego pensándolo fríamente fue un momento bonito. Hay muchas cosas que me recuerdan a mi abuela, el olor del gel que te dí anuski para tu tirón de espalda olía a la abuela, ¿te acuerdas? Es que era el olor exacto de la abuela, como a limón….. a ella no le gustaba oler a vieja, y siempre se daba colonia de esa S-3 fresquica, fresquica….. se echaba en las manos y se daba por los brazos. Y no se me olvidará la frase que le dijo Kar a Laura Zalduendo en el tanatorio “ Ay! Estas abuelas y el apego que les tenemos…..” Y sí, nosotras estábamos muy apegadas a nuestra abuela porque era una mujer, fuerte, graciosa, sencilla…..

 Algún día espero poder hablar de ella con Kar y con mi apatxo, porque con ellos me cuesta más. No sé si es muy adecuada esta entrada, o lo que opinará la gente que la lea, pero necesitaba escribir sobre ello y decir bien alto que:  “todavía me acuerdo de ti”

6 comentarios

Archivado bajo sentimientos