Archivo de la etiqueta: menu

Menú navideño

No hay más que echarles un vistazo a las revistas del mes de diciembre para ver que todas las publicaciones están empeñadas en “vestir” nuestra mesa de glamoooouuuur y deleitarnos con platos ideales y estupendos ¡¡pero si en Mendavia de esto vamos sobraos!! ¿Qué se han pensado? Amatxu es una experta en “disfrazar” platos del día a día con glamur (y subrayo glamur sin la maldita “o” que no se pronuncia ni nada y su misión es empalagar la palabra) bueno a lo que voy que con simples “toques de distinción” puedes convertir platos convencionales en auténticos platos de navidad.

Metámonos en harina:

* Ensalada: a parte del cardo (sí esa ensalada que preparan las abuelas y siempre siempre siempre se saca con los turrones porque a todo chus se le olvida que existe….) esta, la ensalada típica que con dos langostinos y unas gulas es tan navideña como la que más.

* Entrantes: no hay mesa en la que  no se pose un plato de ensaladilla rusa, y es que es muy recurrida aunque el nombre no me gusta nada ¿eh? me gusta más “Txaikoski” que eso si que es ruso ruso…  en estas fechas los más pijos la denominan “coooocktaaaiiiil de pescado” ó dispuestos a rizar el rizo “de marisco” que digo yo que ¡qué marisco lleva! pero bueno…..  En fin, que amatxu nos la hace pero le echa ¡¡trocitos de pescao y gambas!! y taaa chááán navideña como los Reyes Magos, sí señor. Ni que decir tiene que los panecillos en esta ocasión son de esos de pasas. ¡Qué gamur! ¡¡Me encanta!! Luego esta el lomo “ibérico” que se saca del plástico y se pone en un plato bonito acompañado de….. ¡¡ una blooonda!! y es que estas últimas son navideñas a más no poder, inevitable compararlas con copitos de nieve ¿a qué si?. También se hace lo mismo con el salmón ahumado que queda Christmas mil. Y ¿qué decir de los langostinos? sí, sí todo el mundo come langostinos en estas fechas, ¿cómo hacerlos navideños? pues simplemente añadiendo ¡¡un plato para las cascas!!; porque durante el año, cuando amatxu pone langostinos en domingos muy festivos o cumpleaños, las cascas van a tu plato; pero en navidad ¡¡noooo!! porque queda muy poco glamuroso así que se saca un plato de más y se van echando allí, y queda claro que es un plato más que compartimos entre los 6 ¿eh? no os penséis que ponemos de esos platillos chiquitines que ponen en los restaurantes caros al lado de cada persona ¡no! eso ya sería  pasarse y dárnosla casi casi de celebritis.

* Sopa de pescado: me juego el cuello y las dos piernas a que no hay casa en la que no se coma sopa de pescao. Además suele ser interminable; cunde la ostia porque se cena en nochebuena, se come en navidad, se hace una poquica más y se aprovecha pa nochevieja, año nuevo y reyes. En mi casa saldremos a 3 litros de sopa por cabeza y navidad pero es la llave del cuerpo y esta de muerteeee. El secreto para hacerla más navideña es cambiarla de puchero, se esconde el viejuno cosqueao y se saca uno brillante y con el agarradero dorado; eso sí hay que tener en cuenta que el cazo hay que cambiarlo también que sino no casan entre sí y queda muy mal. ¿Dónde guarda amatxu ese puchero durante el año? Anuski, Kar ¿vosotros sabéis? ¡¡¿No lo alquilaremos no?!!

* Carne y pescado: de plato fuerte suele haber dos opciones que no les hace falta glamur porque ya estamos saturados con lo anterior así que se reparte y se come rápidamente para poder sacar el postreeeee.

* Postre: es pedido y no negado que de postre presida la mesa esa típica bandejilla de cristal grueso brocado co mil florituras con turrones de todas las clases y marcas blancas habidas y por haber, mazapanes caseros con papales de colores plastidecor que son mas feos que la madre que los parió, polvorones del patriarca y de sobre todo de los morados y amarillos que nadie nunca probó pero siempre están ahí (que me da por pensar que son los de años pasados y su misión es hacer bulto) y las trufas de mamá en esos táper de plástiquete blando que digo yo que a las pobres nunca les corresponde ni una miseria de glamur…. que podíamos comprarles  de plático bueno y sería otra cosa ¿no?

Y yo creo que no me olvido nada; solo añadir a la mesa unas servilletas bonitas y un mantel; este año no sé si se repetirá la novedad del año pasado de colocar un “centrito” en la mesa… espero que sí que queda fino fiiinoooo filipiiinoooo.  Hasta la Lomana podría venir a cenar a mi casa y emborracharse de glamur; eso sí este año ha dicho apatxo que se va a preparar un rancho de peces ¿cómo lo vamos a glamurizar? a eso no se le puede poner blonda que se deshace en cero coma dos con semajante aceitorro que lleva…. ¿y pucherillo? ¿cuál le vamos a designar? mmmm…. apuesto a que amatxu no le deja hacerlo, ya se las apañará como sea pero peces en la mesa navideña no hay ni de coña; bueno ¿¡¿las gulas cuentan como peces?!?

Espero que nadie piense que hago una burla a mi familia porque soy la primera que alardeo de esto y que digo que nuestro glamur si que es exclusivo. ¡¡¡Viva la Navidad y el poderiiioooo!!!

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo familia, navidad

Bodas

Hay bodas perfectas y “pingos” de bodas. Aunque mi boda perfecta sería un pingo de boda. Siempre lo he dicho y por ahora lo mantengo, igual el día de mañana me tengo que desdecir de lo dicho, pero por ahora ¡NO!

 Esta claro que me casaría Kar en el Ayto, en una celebración donde se contarían anécdotas y se cantarían villancicos aunque sería agosto, se dejarían a un lado las cursiladas y gilipolleces que se suelen decir en las bodas convencionales. Al terminar íriamos de zuriteo y luego a comer al campo. Ya prepararía apatxo la cabaña de La Vega o algo. De menú, un par de ranchos de liebres con patatas, txistorra y panceta asada entre pan y pan y tortilla de chorizo;  de postre helado de 3 gustos, que gusta a todo el mundo y si no que cada cual separe el sabor que no le hace gracia. No daríamos recordatorios de ningún tipo. En la sobremesa trufas de amatxu mmmmmmm y frutos secos. Se amenizaría la velada con las jotas de mi apatxo y un par de mariachis a los que acompañaríamos todos cantando después de bebernos unas cuantas cajas de Ochoa, sidra y vino blanco (cada cual elija lo que mas deseé) Por la noche de bares por Mendavia con la obligación de terminar en la bodeguilla almorzando.

Cada uno vestiría como quisiera, en plan “arreglao pero informal”  La novia no luciría ni bucles lacaos, ni maquillaje tierno, solo melena Penélope y los ojos enfurruñados. 

Los anillos serían de coco, bien baratos. Y las flores sin lugar a dudas serías los hijitos de la tía Fina, nuestros primos los geranios. Yo creo que la tía lloraría de emoción.

 Y sería un pingorrio de boda, pero sería MI boda. Y sé que a mis hermaninos y a la gente que me conoce les gustaría.

Y no hay que decir que sería una comida a la que os invitaría sin nada a cambio. Los 150 € que ahora se dan en las bodas ya los gastariamos en la juerga y en vicio jejeje

5 comentarios

Archivado bajo yo misma