Archivo de la etiqueta: patio

El momento que más temo

No hay momento que más tema durante la semana que el de ir al aerobic. Y no penséis que es por el hecho de las clases ¡que va! ¡¡ya me gustaría a mi ya!! No, no; es por el hecho de tener que atravesar el patio de las escuelas donde hay niños jugando al fútbol con balones de esos duros. Que cada vez que los veo se me pone una mala hostia que ni Belén Estaban cuando le sacan a relucir a su Andreita. Respiras hondo y piensas por donde pasar para que la probabilidad de que te den sea la mas baja. Decides pasar a todo correr por detrás de la portería cuando ¡¡¡zas!! el niño de los cojones a tirao a puerta y claro como es mas malo que “arrancao” pues no la mete ni de casualidad en la portería que mide 3 metros, pero sin embargo te da a ti que ocupas una birria en comparación…. pero ¡que le vamos a hacer! ¿Queréis que os lo diga? Pues lo que deberíamos  hacer es recoger a esos pequeños terroristas en casa porque a esas horas no se juega, se descansa o se estudia que luego nos quejamos de que son tontos  ¡¡no van a ser!! ¡¡todo el día jugando al fútbol en el patio!! ¡pero hombre, si son peores que yo!! Así que lo dicho, cada mochuelo a su olivo y a partir de las 7.30 ni chus jugando al fútbol en el patio. Ya sé que soy muy drástica pero es que creo que entre tú y yo tiran a dar, ¡Ala ya lo he dicho!. Sí, creo que se cachondean de nosotras y en cuanto nos ven afinan su puntería para ¡¡plas!! darnos bien fuerte. Que si lo harían con gracia o con esos balones de goma ni tan mal pero los cabritos utilizan armas severas y ya no disimulan…..
 
(Bueno la prohibición con que solo se respete los lunes y miércoles me conformo que es cuando voy al aerobics; ¡¡que es que me van a dar algún cacharrazo bueno y ya verás me voy a quedar medio tonta!!)

1 comentario

Archivado bajo fútbol

Canciones de la infancia

Hay millones de canciones que escuchamos a lo largo de nuestra vida, pero las más absurdas y pegadizas son las que envuelven tú infancia. ¿Quién no recuerda el patio de mi casa? Analicemos las letras de las más conocidas y saquemos conclusiones ¿os parece? Venga, allí vamos:

El patio de mi casa es particular ok, entendemos que puede ser particular de uso privado ó particular porque tiene algo singular ó que lo hace especial ¿no? Cuando llueve se moja como los demás  aaaamigaaaaa ya sabemos que especial especial no es y que tampoco esta cubierto Agachate pero ¿¡¿¡por qué!?!? sí ya soy bajita ¡qué tengo 3 años! Y vuélvete a agachar ¡¡qué cansinos!! ¿qué significa estooo? ¿qué me vais ha hacer? Que los agachaditos no saben bailar  ¡eso lo dirás tú! que eres vieja y fea, te vas a enterar si esta agachadita sabe bailar, ¡venga!

Claro acababas despatarrada perdida, porque tres cuartos de hora con la misma canción, y dale, y dale…. ¡¡qué te la cantaban 50 veces coño!! qué estar de cunclillas cansa un montón, esta gente mayor como ellos no se agachaban pues tan a gusto. Acto seguido y sin dejarte respirar tú tía (esa que tenemos todos que parece que esta pirada, en el buen sentido eh?) se lanzaba a cogerte de las manillas y bailar: al corro de la patata, comeremos ensalada, pero si es de patata ¿por qué comemos ensalada? no tiene sentido ¿no? además con lo mal que huele…  creo que en esta época le hice la cruz a la maldita ensalada, tanta ensalada, tanta ensalada  ¿dónde estaban las pobres patatas? con lo ricas que son….  como comen los señores, naranjitas y limones  ya claro como el limón es taaan dulce para comerlo así entero a bocaos… además si lo comían los señores ¿qué se me ha perdido a mi con eso? porque que quede claro¡¡soy una niña!! Los señores que coman mierda lavada si quieren a mi sacarme algo bueno ¿dónde están las galletas y los bollos? Y entonces  llegaba el punto de máxima excitación  cuando te gritaba eso de ¡¡al aupé, al aupé!! que te emocionabas un montón ¿¡¿qué va a pasar?!? ¿hay alguna sorpresa? ¡¡qué emoción!! Y te soltaban tan panchos ¡¡sentadita me quedé!! ¿comoooor? semejante expectación para que me siente ¡¡anda por dios!! ¿pero qué invento es este? Que te quedabas pensando en la caca que te habían cantado, total ensalada y  frutas cítricas para terminar sentada tan formal…

Por no comentar la nana para dormir,  Duérmete niño duérmete ya, que viene el coco y te comerá ¿qué niño estúpido se iba a dormir con semejante canción? ¿no será mejor estar con el ojo abierto por si acá? Anda qué, están sembraos nuestros apatxos cantando eh?

Y es que hay canciones que nunca las cantarías si se analizan bien, por ejemplo  Pachín pachín pachín a garbancito no piséis  que los niños piensan ¿soy yo garbancito? ¿quién cojones es pachín? ¿es el coco ese disfrazado? pachín pachín pachín mucho cuidado con lo que hacéis y los dejabas la mar de tranquilos ¿¡¿¡qué piensan hacerme!?!?  ¿¿me van a aplastar??

Así que amigos si tenéis que cantar alguna canción a vuetsros sobrinos, hijos, primos, nietos, amigos optar por la canción por excelencia de mi infancia. Nos la cantaba mi tío Jose Mari y es la única canción que tenía sentido, con la que aprendías  y no daba miedo:

Eso, eso, de la nata sale el queso, ¡¡Eso!!

de los quesos los quesitos, ¡¡Itos!!

de los guchindangos grandes salen los guachindanguitos

Esta sí que era una canción decente en la que saltabas y bailabas y en la que no había gritos de ¡al aupé! ni había que ser agachadito, no había ensalada solo nata y queso y además nadie venia a hacerte miedos… solo pensabas en guachindanguito que era la mar de majete; yo siempre me imaginaba a un queso grande como guanchindango y a un triángulilllo de El Caserio de guachindanguito ¿por qué? pues no lo sé la verdad estaría pensando en la merienda y en el queso ese tan rebueno que me iba a untar mi tío en el bocata ¡¡qué felicidad!!

5 comentarios

Archivado bajo canciones