Archivo de la etiqueta: triste

Chocolatéate de gusto

 

Piensen en chocolate…… cierren los ojos y piensen, piensen…. inspiren bien profundo hasta que el olor a chocolate entre en su nariz  e imagínese nadando en una piscina repleta de chocolate en todas sus variedades; líquido, en onzas, con frutos secos, mousse, crema ¿se dan cuenta? ¿A que sois un poquito mas felices?

A mi me pasa continuamente, el chocolate es mi mejor medicamento para los días tristes. Unas cucharadas de nocilla y me siento bien; y más desde que descubrí Mercadona y su nocilla maravillosa que hace que todas las tardes invente una excusa para merendarme un bocata, o untarme un par de galletas o meter el dedillo dicisiete veces….. cualquier cosa sirve para ir al armario y “meterle mano”. Y la verdad es que una vez que  la tengo en la boca soy más feliz, entonces ¿por qué lo voy a dejar de hacer? El domingo, sin ir mas lejos, nos tomamos un chocolate (de ese negro) con churros que hizo olvidar la desazón que traíamos del cine y los disgustillos…. ¡¡que bueno me supo!! ya veo que va a ser un plan muy recurrible en invierno.

Disfruten de los “placeres”, ¿a quién no le apetece chocolate? 😉

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo chocolate

¿Flores pa qué?

Se acerca todos los santos y la verdad me hace, mas bien, poca gracia…. es un día “atontolinao” (y disculpen si ofendo con la palabra) donde se baja al cementerio a poner flores bonitas a la gente que nos ha dejado. Suele ser un día gris, con mucho aire y se suelen escapar algunas gotillas lo que hace más difícil la triste visita. Yo los recuerdo así toda la vida ¿vosotros no?. El trajín se empieza a notar 2 días antes; cuando las mujeres, por lo general, bajan a  limpiar las tumbas (escena que inevitablemente me recuerda a las primeras imágenes de la película VOLVER donde al son de la canción “Que trabajo nos manda el señor” se ve la misma estampa que describo). En casa, se encargan un par de centros de estos bonitos (y caros) y los demás se hacen con las flores que plantamos en el raso, a mi me gustan mas estos últimos por ser mucho más sencillos. Desde que se fue el tío canillas hacemos un centro con un pinillo chiguitín (que diríamos aquí) y 3 ó 4 pensamientos y la verdad queda tan gracioso. Ahora también  hacemos otro para la agu porque le gustaba mucho y le parecía un centro de lo mas “majo”. Pero a lo que voy, no le veo mucho sentido, flores  ¿flores pa qué? no me gusta ver engalanado el cementerio de cientos de centros por un día y mucho menos me gusta cuando vamos a recoger las tarrinas y ves  esas plantas asustadas, cabizbajas y tristes….. ¡no me gusta!. Y es que las visitas al camposanto no son mi fuerte, me pongo triste y en mas de una ocasión se me escapan las lágrimas. A mi me lo que me gusta es subir a las eras y hablar con la Mariné de las cosas que hacía Félix, el tío Canillas y la agu. Recordar los buenos momentos y reírnos juntas…. para llorar ya tengo los días de bajón ¿no creéis? Aún así reconozco que bajaré a ayudar a mi amatxu y a mi tía a colocar los centros porque sé que para ellas es importante y entonces irremediablemente también lo es para mi.

Deja un comentario

Archivado bajo todos los santos

Lavar, centrifugar y aclarar

Ahora mismo estoy “centrifugando” mi mente, un lavado de ideas buenas, malas y regulares que últimamente no me dejan pensar con claridad.

Todo el mundo tiene días malos, y yo he comprobado que de cada mes 10 días son de esos. Es algo aproximado, claro. Además cuando alguien te pregunta “¿Te pasa algo? Tienes mala cara ¿Estas triste” Solemos contestar eso de “Nooooo” sorprendidos de que nos hagan esa pregunta. Pues señoritos todo chus sabe que sí que nos pasa, porque es algo que no podemos disimular, si algo te preocupa o te quita el sueño eso se nota. Hay días que veo a Anuski o a Kar de mal humor, doy por hecho que se han levantado con el pie izquierdo y ya está. Pero no, sé que les preocupa algo, que tienen problemas o han discutido con cualquiera…. pero también sé que si pregunto la contestación va a ser “nooooo, nada”.  Prefiero esperar a que sean ellos quienes venga a contármelo.

La cosa cambia cuando soy yo quien tiene el problema. Si me preguntan, mal. Si no me preguntan, también mal. Somos así de complicados. Por eso estoy haciendo un centrifugado rápido, para poder volver a pensar con claridad y no escribir semejantes “soseces” que espero que en el fondo entendáis un poquito. Sé que hay gente que ha pasado un verano muy crudo, otras solamente una semana, hay gente que lleva varios meses preocupada, yo concretamente llevo 15 meses, y fijo que alguien llevará años…..  Se nota, se NOS nota y lo sabemos aunque no lo queramos reconocer.

De todas las maneras todos los meses mi Txikiyó me hace lo mismo, cualquier día le pego una cabezada y me quedo bien “rempancingada”

Tomaaa.a, tomaa…… una entrada típica de Kar (de las de no entender nada) Aunque chicuelas todas sabemos de que hablo por eso me he comido hoy 6 oreos, porque no me pasa nada…………..

8 comentarios

Archivado bajo sentimientos